Tag: primates

AnimalesExcursiones

Bienvenidos al hogar de los primates (y no es la selva)

¿Habéis visto alguna vez un primate? Y si es así… ¿dónde le habéis visto? Probablemente en la tele, en anuncios de televisión, películas o series. ¿Quién no se acuerda del monito de Pippi Calzaslargas? ¿Y de la Mona Chita? ¿Y del mono de Piratas del Caribe? A lo mejor le habéis visto en un circo o incluso en casa de alguien, como mascota, y más de una vez se os ha escapado un ‘ay, qué majo’.

Pero, realmente, ¿qué hay detrás de ese anuncio? ¿De esa exhibición? ¿De esa ‘vida doméstica’? En el centro de rescate Rainfer de primates, situado al norte de Madrid (no podemos desvelar su ubicación por seguridad) (ver vídeo), conocen de primera mano a estos animales. A nosotros nos gusta denominarlo ‘el hogar de los primates’. ¿Por qué? Porque en Rainfer rescatan a primates que han sido explotados, maltratados o abandonados, ofreciéndoles una vida digna, una segunda oportunidad, en convivencia con otros animales que encontrarían en su hábitat, favoreciendo su socialización. En esta entrevista a Marta Bustelo, subdirectora del centro, conoceréis más detalles de Rainfer y de la situación de estos animales. (Ver entrevista)

Encontramos este centro por casualidad. Somos un blog comprometido a promover un turismo respetuoso con los animales, así que navegando por la web de la Fundación FAADA localizamos el centro y no pudimos resistirnos a visitarlo.

Rainfer cuenta en la actualidad con 135 primates, con una esperanza media de vida de entre 45 y 50 años. Detrás de cada uno de ellos hay una historia terrible, pero también un hilo de esperanza gracias a este centro. El orangután Boris, los chimpancés Manuela, Maxi, Iván, Toti, Tarzán o Judy, los capuchinos, los lemures, los macacos, o los monos de Gibraltar, entre otros (más de 20 especies distintas) viven en un espacio de 40.000 metros cuadrados, adaptado para ellos, protegidos y con muchos cuidados, ya que muchos de ellos presentan enfermedades crónicas, deformaciones y problemas severos de socialización, por lo que el trabajo de integración en grupos sociales es muy importante. En Rainfer, además, hacen una gran labor de sensibilización, educación y divulgación.

¿Cómo es una visita en Rainfer?
Hay que recordar que el centro Rainfer no es un zoológico, ni una exhibición, por lo que la principal premisa es velar por la tranquilidad de los animales, garantizando su calidad de vida. Por eso las visitas se realizan en pequeños grupos y con reserva previa.

La visita dirigida al público en general tiene una duración de aproximadamente 2 horas y media (7 euros persona – entrada solidaria tanto para adultos como niñ@s). También organizan visitas para escolares (pincha aquí).

La primera parte de la visita comienza en una gran sala donde se explica a través de imágenes la realidad de estos animales, la verdadera historia, lo que hay detrás de los espectáculos, exhibiciones, anuncios y películas. Se hace una presentación de los primates que viven en el centro y en qué circunstancias terribles fueron rescatados. Aquí descubres que cuando un mono sonríe es porque está atemorizado.

Después de esta fase de sensibilización llega el turno del paseo por el centro. En grupos reducidos visitamos las instalaciones con un guía experto que nos explicó las diferentes especies, casos concretos, anécdotas, historias de vida y experiencias increíbles.

Los primeros animales que vimos fueron los chimpancés y nos quedamos con la boca abierta. ¡Nos parecemos muchísimo! Manuela es súper inteligente. Nos dimos cuenta de lo importante que es para estos animales la socialización, una característica que compartimos. Viven en grupos, adaptando el territorio lo más parecido posible a su hábitat. Estos animales ya no podrían sobrevivir fuera del centro.

También nos impactó mucho la historia del orangután Boris, un primate tímido, asustadizo, marcado por un pasado terrible. ¿Habéis visto el documental Green (pincha aquí)? El guía del centro nos contó cómo la deforestación, provocada por la producción del aceite de palma, ha llevado al orangután a estar en peligro de extinción. Green es un documental que os dejará sin palabras.

A lo largo de la visita se aprenden muchos aspectos acerca de los primates y sobre todo a ser consciente de que son animales salvajes, libres. En Rainfer han rehabilitado monos que fueron abandonados por sus dueños, ya que un día se hicieron grandes e incontrolables (ya no eran ‘tan graciosos’) y acabaron recluidos en jaulas diminutas, sufriendo desnutrición, deformaciones y problema psicológicos.

También nos presentaron a primates rescatados de zoológicos o provenientes de carromatos circenses, encerrados en jaulas, olvidados, desahuciados.

Gracias a la paciencia y cuidados de las personas del centro, estos animales poco a poco van recuperando su vida, su dignidad, aunque algunos necesiten medicación diaria o presenten enfermedades o patologías crónicas.

¿Cómo podemos ayudar?
Desde la página web de Rainfer se contemplan varias vías de colaboración:
Apoyar una campaña
Apadrinar un primate
Donaciones
Voluntariado
Teaming

La experiencia en el centro fue genial, muy didáctica, además de conocer diferentes especies de primates, a lo largo de la visita se transmiten valores imprescindibles como el respeto hacia los animales, la empatía, la generosidad, la humildad…

Desde el primer momento tuvimos claro que queríamos colaborar a través del apadrinamiento. Nos costó un poco decidirnos, porque son todos muy majetes, pero al final nos decantamos por Toti, un chimpancé de lo más bonachón y del que estamos muy orgullosos.

Para reservar una visita tenéis que rellenar un formulario de inscripción y seguir las indicaciones (pincha aquí).

Ojalá os hayamos logrado transmitir un poquito de nuestra pasión por los animales. Si tenéis cualquier duda, esperamos vuestras preguntas y comentarios. Después de visitar este centro entenderéis por qué lo llamamos el ‘hogar de los primates’.