Tag: Múnich

Ciudad

Múnich, la ciudad que va a su aire, en 10 curiosidades

Múnich, resumiendo, es la ciudad que va a su aire. Y nos encanta. Lo primero que hicimos nada más poner los pies en la capital de Baviera fue recorrerla a pie con un guía, conocer sus costumbres, monumentos, cultura, gastronomía, historia, leyendas, anécdotas, personajes... En fin, es el mejor truco para tener una visión general de la ciudad desde el primer momento. Además, el guía nos puede resolver cualquier duda o pregunta que tengamos sobre la ciudad. Así que... sí, malpensados, el guía tuvo que 'soportar' nuestro pequeño interrogatorio (jejejeje).

Podríamos contaros los sitios más emblemáticos de Múnich y relatar uno a uno los lugares más visitados, sin embargo, vamos a destacar algunas curiosidades que nos llamaron la atención (también de lugares emblemáticos).

Si os alojáis en el centro de Múnich, nosotros lo hicimos en Tryp Munich City Center, no tendréis ningún problema en desplazaros a pie por la ciudad, el centro se recorre en un periquete. Múnich es una ciudad acogedora, accesible y está muy bien conectada con otras ciudades, como Núremberg o Bamberg. Si tenéis tiempo no dudéis en hacer una excursión de un día (los trenes funcionan muy bien). Pero ¡ojo! si llegáis a la terminal 2 a lo mejor os volvéis locos intentando salir del aeropuerto. Es posible que tengáis que tomar un metro (gratuito) que conecta dos edificios, de ese modo encontraréis la salida. Las líneas S1 y S2 de metro os llevarán en unos 45 minutos hasta el centro de la ciudad. ¡Bienvenid@s a Múnich!

→ Cerveza Augustiner, salchichas Nuremberg 

Lo primero que preguntamos cuando llegamos a una ciudad es dónde comemos. Os recomendamos el restaurante Nürnberger Bratwurst Glöckl, una cervecería tradicional cerquita de la catedral, donde podréis comer o cenar a muy buena relación calidad – precio. Las salchichas de Nuremberg están de muerte (doy fe).

La cerveza que sirven es la Augustiner, una cerveza suave y muy rica, muy famosa en Alemania y la más antigua de Múnich. Tienen carta en español. Lo más seguro es que tengáis que compartir mesa. Tranquilos, es muy frecuente compartir mesa, seguro que os pasa más veces. Los postres están muy ricos, aunque lo tuvimos que compartir, ya que son raciones generosas. El servicio es bueno (al menos nosotros tuvimos buena experiencia) y el local es muy acogedor.

→ Comida rápida de buena calidad

Lo del codillo y las salchichas está muy bien, pero realizando nuestra ruta de mercados navideños, descubrimos un restaurante especializado en pescado (Nordsee) rico, rico, con grandes cristaleras, tipo bufet, mesas altas y comida para llevar. Hicimos una parada técnica para comer y reponer fuerzas. Buena relación calidad – precio. Aunque es de comida rápida, el nivel es muy aceptable. El restaurante estaba situado en el mercado Viktualienmark, dedicado a la alimentación, con diferentes restaurantes, puestos de comida, de flores, carnicerías, vinos, ultramarinos, fruterías, tiendas de quesos, productos frescos y ecológicos. Os encantará el olor a especias, los colores, el bullicio y el aroma a comida recién hecha.

→ El Jardín Inglés (The Englischer Garten)

Este inmenso parque, uno de los más grandes del mundo, nos cautivó con sus interminables senderos. Además de albergar un curioso mercado navideño (con pagoda china incluida), el parque presenta una imagen de bosque infinito, silvestre, con caminos y una pradera enorme. Lo que más nos llamó la atención es ver practicar surf en un canal artificial que atraviesa el parque. ¡Dentro vídeo!

→ Concierto de órgano en la iglesia de San Miguel

El guía nos presentó la iglesia de San Miguel, el templo renacentista más grande de los Alpes ¡Atención, porque tiene un órgano inmenso y se celebran conciertos! A nosotros nos gustó más que la propia catedral, es mucho más imponente. Bien merece una visita, además os pillará de paso. Nos pareció un lugar curioso y la explicación del guía nos ayudó a entender parte de la historia de Múnich.

→ Galletas artesanas

Galletas hay muchas, pero las rebuenas son las galletas de Núremberg o Nürnberger Lebkuchen, con una gran tradición en Alemania, elaboradas a partir de frutos secos y especias. Hace años el maestro artesano tenía que dedicar casi una década a conocer todos los detalles de elaboración de estas galletas antes de fabricarlas y comercializarlas. No podéis marcharos de Múnich sin probar estos dulces.

→ Carillón en el Ayuntamiento

Las 11.00 es la hora de visitar el corazón de Múnich, la plaza Marienplatz. ¿Por qué? Seguro que lo habéis visto, leido o curioseado en Internet, incluso os habrán dicho: “¡Tenéis que ver el carillón del Ayuntamiento!”. A esa hora y en ese lugar veréis bailar a grandes figuras al son de una música, conmemorando los festejos de la boda entre el duque Guillermo V y Renata de Lorena. Y un poco más abajo la “danza de los toneleros”. A lo mejor lo veis y os encanta, a lo mejor ni fú, ni fa, pero claro, siempre podréis decir que sí, que lo habéis visto. Al menos curioso es, nos recordó un poco al reloj astronómico de Praga (salvando las distancias).

→ ¡Viene una bici!

Las bicis en Múnich son una institución. Da igual si llueve, nieva o hace sol. La bici es el medio de transporte más popular. Pero ojito con ellas, porque tienen prioridad sobre coches y también sobre peatones. Sí, sí, como lo oís, si provocáis un accidente como peatón donde esté implicada una bici, tendréis un problema en forma de multa.

Nos llamó la atención los aparcamientos para bicis en estaciones de tren. En Múnich, quien tiene una bici tiene un tesoro.

→ Una noche en la ópera 

¿Habéis soñado alguna vez con ir a la ópera? En Múnich estáis de suerte, porque encontraréis entradas muy asequibles. Nosotros no pudimos ir por falta de tiempo, pero nos pareció una oportunidad de lujo para disfrutar de un espectáculo que muchas veces nos parece inalcanzable.

→ El Rey Loco

Nos quedamos con las ganas de ver la residencia en Múnich de Luis II de Baviera o El Rey Loco. Sin embargo, visitamos sus palacios en los Alpes y nos trasladamos a sus mundos de fantasía y excentricidad. Su historia es muy interesante, no os va a dejar indiferente.

Circulan muchas leyendas y anécdotas sobre este peculiar monarca, un hombre melancólico, solitario, obstinado y soñador, mecenas del compositor Richard Wagner. Pero ¿realmente estaba “loco”? Eso tendréis que averiguarlo vosotros, lo cierto es que fue una persona muy especial, un hombre incomprendido que murió en extrañas circunstancias.

Existe una ruta por los castillos de Luis II que os gustará, en plena naturaleza, en los Alpes. Cualquier estación del año es buena para hacer la ruta, aunque con nieve os podéis imaginar la estampa... ¡espectacular! La verdad es que este hombre tenía muy buen ojo para ubicar sus residencias. 

Iremos desgranando más detalles de esta ciudad en el blog. Nos quedan los castillos, las cervezas, la excursión a Bamberg... Múnich rompe tópicos de ciudad alemana recia, es un pueblo grande, que va a su aire, con acento italiano, donde mucha gente se conoce, una ciudad cercana y hospitalaria, que ha sabido reinventarse. Múnich se deja querer, disfrútala a pie, a cada paso, porque es una ciudad con vida más allá del Oktoberfest

Suscríbete a Mundícolas.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Mundícolas.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.
Máximo un mail cada semana.