castillo del rey loco
ExcursionesHaz turismoNaturalezaPueblo

El castillo del Rey Loco o cómo vivir en un cuento de hadas

La región de Baviera es un lugar de cuento. Lo comprobaréis al visitar Neuschwanstein, el castillo del Rey Loco (Luis II), ubicado en los Alpes bávaros. Este lugar tan enigmático os regalará postales increíbles. Merece la pena reservar un día de vuestro viaje a Múnich para realizar esta excursión, da igual la época del año, nosotros fuimos en diciembre y os podéis imaginar la belleza del paisaje, todo nevado, espectacular. Pero os preguntaréis, ¿Por dónde empiezo?

Lo recomendable es reservar una ruta programada porque os garantizan el transporte en autobús, el guía de habla española y el acceso prioritario a los castillos (sin colas).

→ Podéis reservar aquí.

El tour tiene un coste de 54 euros y las entradas a los castillos 24 euros (por adulto). La reserva se puede realizar fácilmente por internet y en caso de cancelación no hay problema, avisando con 24 horas de antelación.

El viaje en autobús comienza a las 8.30 en Bahnhofplatz (frente a la estación central), en Múnich. No olvidéis llevar el justificante que habéis recibido por mail con la confirmación de la reserva. Se puede entregar impreso o enseñarlo directamente desde el móvil o tablet.

castillo del rey loco
castillo del rey loco

Aunque el objetivo de la ruta es la visita al castillo del Rey Loco, el trayecto en autobús merece la pena. A lo mejor os surgen dudas sobre qué medio de transporte elegir para llegar a los castillos. Una de las opciones es el tren. Os decimos sin pestañear que realicéis la excursión en autobús, porque disfrutaréis mucho más de los paisajes y el acceso es mucho más sencillo.

El rey Luis II de Baviera encontró en estos palacios ostentosos su refugio, alejados de la civilización y custodiados por Los Alpes. Es muy fácil enamorarse de unos paisajes que habíamos visto solo en foto o en el cine y que habitaban en nuestro imaginario. Para Luis II fue un flechazo. Un poco lo que nos pasó a nosotros.

Aunque la primera etapa del viaje es por autovía, enseguida veréis paisajes de postal, la cámara de fotos se pondrá a funcionar casi de manera automática. El último tramo es complicado para el autobús, pero no para vuestras expectativas, porque la subida es increíble. Por el camino ascendente de curvas divisaréis pueblitos de montaña recónditos, aislados, que os transmitirán serenidad, la sensación de tener una vida plena, un ejemplo de sostenibilidad en medio de la naturaleza, quizás atrapados (pensaréis), limitados por la nieve, por la distancia, pero, por otra parte, quizás liberados. En el autobús os facilitarán las entradas para visitar los castillos (llevad dinero en metálico para pagar al guía).

castillo del rey loco
castillo del rey loco

La primera parada es el palacio de Linderhof. Llegaréis sin dificultad (si vais en invierno, ojito con la nieve y el hielo), ya que está situado a pocos metros del parking. Aunque con la nieve nosotros nos despistamos y pasamos de largo el palacio, así que después de recorrer un buen trecho, tuvimos que dar media vuelta. Sin embargo, no nos importó pasear más de la cuenta porque fue una oportunidad magnífica para disfrutar del paisaje. La verdad es que no es un edificio muy grande, pero por dentro es una ‘tacita de té’ a la que no le falta detalle. Es el único palacio terminado en vida del rey y presenta una gran influencia francesa y rococó. A través de sus habitaciones, recargadas, con un punto frívolo y exagerado, conoceréis la historia de Luis II. No tardaréis mucho en recorrer las diferentes estancias, es un lugar curioso, con más de una anécdota. Lo mejor de este palacio es su ubicación. ¡Daban ganas de quedarse! En invierno, con la nieve, el paisaje nos encantó, pero en primavera - verano los jardines que lo rodean tienen que ser espectaculares.

Continuamos la ruta hasta Oberammergau, un pueblo famoso por sus frescos y su tradición en el tallado de madera. Os dejarán un tiempo para hacer una visita rápida a la ciudad.

La última parada y el punto fuerte de la excursión es el castillo de Neuschwanstein, que sirvió de inspiración a Walt Disney para diseñar el suyo propio. Aunque os confieso que el Alcázar de Segovia no le tiene nada qué envidiar.

Antes de subir al castillo comimos un bocadillo rápido en un restaurante cercano al parking (la comida no está incluida en el precio de la excursión). A continuación os recomendamos que os acerquéis hasta el lago Alpsee, situado a pocos metros del aparcamiento, porque obtendréis unas fotos únicas. Estaréis con la boca abierta varios minutos.

Después de reponer fuerzas tenéis que tomar una carretera muy accesible que os llevará directamente al castillo. Es un paseo estupendo para hacer un poco de ejercicio y seguir disfrutando de las vistas. También hay coches de caballos, pero nosotros no aprobamos esta alternativa.

Tenéis que ser muy puntuales porque (si os fijáis bien) las entradas tienen marcada una hora determinada. De esta manera el orden es riguroso y se evitan aglomeraciones. El guía os facilitará la entrada. Hay una pantalla en el exterior del castillo que os indicará vuestro turno.

castillo del rey loco
castillo del rey loco

El lugar es increíble. Es como estar dentro de un cuento de hadas, muy Disney, muy bucólico, muy perfecto: el paisaje, el castillo imponente, la nieve, las leyendas… En diciembre, cuando lo visitamos, estaban restaurando una parte de la fachada del castillo, pero aún así, hicimos infinitas fotos.

Este castillo es muy fotogénico, todos sus lados son buenos. La visita fue muy interesante, la realizamos con audioguía (en castellano) y mereció la pena. Cada estancia es una sorpresa. Descubrimos rincones curiosos y conocimos anécdotas e historias de un rey que loco o no loco vivió a su manera, muriendo en extrañas circunstancias, incomprendido y engullido por sus propias “locuras”. Su historia, ligada a estos castillos y parajes de cuento, os fascinará. Todo el relato que se construye en torno al castillo del Rey Loco es una oportunidad para volar, recrearse y transportarse a otra época, a la de un hombre culto, desbordado, con un punto visionario, caprichoso y soñador, que vivió su particular cuento de hadas.

→ Información de interés:
Precio por adulto: 54 euros
Precio entradas por adulto: 24 euros.
Hora de salida: 8.30 horas
Hora de llegada aproximada a Múnich: 19.00
Punto de encuentro: Bahnhofplatz (en frente de la estación central).

Periodista y adicta a las redes sociales. Amiga del turismo activo, la naturaleza, los animales, el deporte y los viajes en general. La gastronomía es otra de mis pasiones. Mi gata Frida es mi debilidad. Escríbeme al mail anaycesar@mundicolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a Mundícolas.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a Mundícolas.com y recibir notificaciones de nuevas entradas.
Máximo un mail cada semana.